Santo Domingo 24°C/24°C light rain

Suscribete

lidom

Soñaba ser ingeniero y terminó de receptor

Endy Rodríguez, prospecto de los Piratas, soñaba con ser un ingeniero civil y tuvo que elegir el béisbol como su principal pasatiempo.

  • Endy decidió estudiar los domingos con la edad de 15 años, para poder dedicarse a tiempo completo en la actividad deportiva.
Endy Rodríguez cácher de las Estrellas Orientales, al momento de conectar un sencillo en el Tetelo Vargas.

Endy Rodríguez cácher de las Estrellas Orientales, al momento de conectar un sencillo en el Tetelo Vargas.

Endy Rodríguez apostó a ser un profesional sin importar el capítulo que cursaba en su vida.

Para ser un pelotero de Grandes Ligas, la mayoría de los dominicanos que se dedican a este deporte ponen en segundo plano ser un versado académico por la alta demanda que trae jugar pelota.

Rodríguez, un prospecto de los Piratas de Pittsburgh, criado en Santiago de los Caballeros, hijo de una contable y de un agricultor, que soñó con ser un ingeniero civil, y terminó construyendo una carrera profesional en el béisbol organizado.

Luego de duros debates con su madre, Francisca Rodríguez, Endy decidió estudiar los domingos con la edad de 15 años, para poder dedicarse a tiempo completo en la actividad deportiva.

Se enfocaba en ser un estudiante sobresaliente, para salir y sobrellevar el juego de pelota.

Recibió el apoyo de Adalberto Rafael Rodríguez, su padre, a quien le otorgó el mérito de su formación, y de mantenerlo fuera de los malos caminos.

“Tuve una crianza humilde pero bien enfocada. Mis padres estaban siempre encima de mí, no me dejaban salir y el primer enfoque era estudiar y después el juego”, dijo Endy tras una conversación con el Listín.

Inició la práctica del béisbol a los 12, en la academia José Estrella, donde continúa entrenando actualmente.

Fue impulsado por los compañeros de la vecindad, ya que ningún familiar de Endy ha jugado béisbol.

El genio del no-hitter

Esta temporada del béisbol dominicano está marcada por un partido sin hits ni carreras que propinaron las Estrellas Orientales a los Tigres del Licey el día de su aniversario 116.

Rodríguez, receptor del equipo verde, fue quien llevó los lanzamientos de los cinco pitchers que se subieron a la lomita en ese icónico partido.

Rodríguez manifestó que el aura del choque se sentía diferente y que entre él y sus coaches prepararon un plan que salió a la perfección.

“Sabíamos que no habían dado hit y nos propusimos terminarlo. Cada lanzador que se subió hizo su trabajo y nos gozamos ese juego como ningún otro. Es la mayor experiencia que he vivido en mi carrera”, expresó Rodríguez, quien es nativo de Santiago.

Edwin Uceta fue el lanzador abridor de ese partido, quien se combinó con cuatro relevistas para marcar el no-hitter histórico.

Jefry Yan, Rafael Dolis, Luis González y Neftalí Féliz, respectivamente, fueron los cuatro pitchers que se sumaron.

Uceta viajó por cinco entradas, permitió tres boletos y ponchó a tres, mientras que Féliz se adjudicó el salvamento.

Endy aseguró que partidos de ese tipo significan un reto para cualquier receptor, y más en la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom) donde accionan tantos lanzadores de diferentes partes del Caribe.

“Por lo general estudiamos cada pitchers que va a debutar con nosotros. Al final, aunque sean los mismos lanzamientos, no todos tienen el mismo movimiento. Eso significó un reto mayor el día del no-hitter”, agregó.

Endy, de 23 de años, jugará con el equipo verde del este aproximadamente 20 partidos o un mes. Aseguró que luego de que se culmine el tiempo, tratará de extender su tiempo en la Lidom.

Mencionó al veterano intermedista Robinson Canó, y al dirigente Fernando Tatis, como sus principales guías en el conjunto de las Estrellas.

En el béisbol de Estados Unidos, es fanático de Carlos Santana, con quien tuvo la oportunidad de jugar en los Piratas.