Santo Domingo 24°C/24°C light rain

Suscribete

baní-peravia

Cebolleros siguen reclamando al Gobierno pago prometido

Los cebolleros y propietarios de tractores de Palenque, Nizao,, Sabana Yegua y otras comunidades de Baní, indicaron que el Gobierno prometió un incentivo a los productores y la garantía que les iban a auxiliar para que no tuvieran pérdidas.

Los productores de cebolla indican que tiene más de un año esperando que el Gobierno les pague lo prometido.

Los productores de cebolla indican que tiene más de un año esperando que el Gobierno les pague lo prometido.

Decenas de productores de cebolla protestaron este miércoles con pancartas y paralizando su flotilla de tractores para reclamar al Gobierno el pago prometido, a través del ministro de Agricultura Limber Guzmán, como incentivo para la comercialización de este rubro agrícola en peligro de causar graves daños económicos a los agricultores.

La Unión Nacional de Cebolleros de la Región Sur, junto a la Asociación de dueños de tractores de la provincia Peravia, reclamó el pago de casi RD$300 millones que dicen les adeuda el Gobierno.

Los cebolleros y propietarios de tractores de Palenque, Nizao,, Sabana Yegua, otras comunidades de Baní, Azua y San Juan, indicaron que el Gobierno prometió este incentivo a los productores garantizándoles que les iban a auxiliar para que no tuvieran pérdidas y pudieran seguir sembrando.

“Señor Presidente, en su promesa de campaña usted prometió apoyar al campo para que su desarrollo se haga efectivo”, “Señor Presidente reclamamos el pago de la cebolla en la Unión Nacional de Productores”, “Señor Presidente queremos nuestro pago”, decían los carteles y las consignas levantadas por los productores durante la protesta.

Expresaron que el Presidente de la República, Luis Abinader debe convocar a los dirigentes de la Unión de Cebolleros y de la Asociación de Dueños de Tractores para dar respuestas a sus reclamos, los cuales indicaron que lo han hecho democráticamente y que tienen más de un año esperando ese pago, con deudas que no les permiten volver a sembrar y que le están provocando serias dificultades para sostener sus compromisos familiares.